Mayeli Villalba - photographer
 
4.jpg
 

“Vos no pareces paraguaya” es una de las frases que más me tocó escuchar durante toda mi vida. La sociedad de Paraguay niega tanto a su población afrodescendiente que cuando nos ve lo primero que piensa es que somos de otro país. La televisión, la publicidad y la academia parecen haber convencido a mucha gente de que en Paraguay, excepto por los rasgos indígenas, toda la gente es blanca.

"You do not seem Paraguayan" is one of the phrases I've heard the most throughout my life. The Paraguayan society denies its Afro-descendant population so much that when they see us the first thing they think is that we are from another country. Television, advertising images and the academy seem to have convinced many people that in Paraguay, except for indigenous traits, all people are white.

 

 Diáspora afroparaguaya/Afroparaguayan diaspora


Hay personas afro en todo Paraguay y aunque muchas no tengan conciencia sobre su ascendencia africana, las características fenotípicas hablan por sí mismas. Estas son algunas de las que me crucé paseando por la calle en Asunción, en la universidad, el colectivo o el teatro, entre otros muchos contextos cotidianos.

En algunos casos los rasgos afro son más evidentes que en otros. Entre tanto histórico mestizaje, el color de piel no es en absoluto el único indicativo de la ascendencia africana. Las formas de la nariz, la frente, el cabello, los labios y ojos son algunos de los rasgos que nos revelan en la diversidad.

There are Afro-descendants throughout Paraguay and although many of them are not aware of their African descent, the phenotypic characteristics speak for themselves. These are some of the ones I crossed walking down the street in Asunción, in the university, the bus or the theater, among many other everyday contexts.

 In some cases the afro identity is more evident than in others. Between historical mestizaje, the color of skin is not the only indicative of African descent at all. The shapes of the nose, forehead, hair, lips and eyes are some of the features that reveal us in diversity.

Araceli Medina es una mujer de 22 años, afroparaguaya de quinta generación. Sus ancestros llegaron como esclavos libertos en 1820, casi 50 años antes de que se aboliera la esclavitud en Paraguay. Llegaron como sirvientes del prócer uruguayo José Gervasio Artigas, que tuvo que refugiarse en Paraguay. Ara, como le llaman sus seres queridos, es de la primera generación de su familia que puede ir a la universidad. De día trabaja limpiando el hospital al que sueña incorporarse como personal de blanco cuando se gradúe de licenciada en radiología.

Hace años que Ara, y sus compañeras sueñan con tocar los tambores. Pero a las mujeres sólo se les permite bailar. Un día por medio de una invitación del festival feminista 8M, decidieron tomar los tambores que reivindicaron como suyos. Sacaron los ritmos y lograron la primera presentación del elenco al que llamaron en guaraní. “Kuña afro”, que en castellano significa mujer afro. Esta fue la primera experiencia de las chicas en una manifestación feminista. El año siguiente Ara volvió a ir la marcha del 8M, pero esta vez como una convencida manifestante.

Araceli es de la comunidad “Kamba Cua”, que en castellano se traduce como Cueva de negros. Este también es el nombre del elenco de música y danza integrado por sus habitantes. Araceli aprendió a bailar a los tres años. Y con el tiempo se ha convertido, junto con su tío Benito, en una de las principales figuras del ballet.